domingo, 6 de marzo de 2016

Buñuelos de bacalao sencillos




Esta receta de buñuelos de bacalao es muy sencillita y la puede hacer cualquier principiante en la cocina. Es un plato típico en muchos países, por lo que su preparación es diversa y variada.
Hay diferentes recetas, unas hechas con puré de patata, otras con pasta choux... y allegamos a esta, que se hace con clara a punto de nieve y harina.Tienen un sabor suave y ligero al paladar. Sirve tanto como primer plato o como aperitivo. Y los puedes tomar en caliente o en frío.
  INGREDIENTES: 



  • 250 gr. de bacalao desmigado y desalado.
  • 2 huevos.
  • 1 o 2 dientes de ajo.
  • Medio puerro.
  • 3 cucharadas de harina normal (40 gr.).
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato culinario o levadura química tipo Royal. 
  • Aceite de oliva para freír. (Recomiendo AOVE, es decir aceite de oliva virgen extra y por supuesto español).


Aclaraciones: 


-El bacalao se vende ya así, desalado y en migas en 

el supermercado.

-Si tienes que desalar las migas, mételas en agua 

fría durante la noche o al menos 12 horas y 

cambiales el agua dos veces.

-Si es fresco dale un minuto de hervor para poderlo 

desmigar mejor y añade sal a la receta.

-Pero si ya estaba en salazón el bacalao no necesita
añadir sal.
-Acompáñalo con una ensalada como guarnición 

simplemente zanahoria rallada como le he puesto 

yo, que le va muy bien.


ELABORACIÓN:
 
Desmiga el bacalao en trocitos muy pequeños. Pica y sofríe el puerro en un poco de aceite, cuando ya esté doradito ponle el ajo picado, sólo unos segundos. Sácalo del fuego. 
Separa las yemas de las claras y reserva las claras.
Mezcla el bacalao con el sofrito, el perejil, las yemas, la harina y la levadura, esta hará que queden más esponjosos
Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal.
Mézclalo con la masa anterior con movimientos envolventes, despacio para que no se bajen las claras, quedará grumosa.
Deja reposar 1 hora aproximadamente.
Después dale forma en bolitas; yo utilizo la cuchara de servir helado que da la proporción adecuada e igualada.
Fríelas en abundante aceite de oliva caliente, que floten.
Sácalos cuando estén dorados y ponles a escurrir en papel de cocina absorbente. 
Sírvelos calientes si es para una comida.
Quedan crujientes y esponjosos
Estos buñuelos quedan estupendos con un acompañamiento que les aporte frescor, como he dicho anteriormente, como la zanahoria o la remolacha cocida; también le va bien un puré espeso de patata o una ensalada. 
Espero que te animes a hacerla pues seguro que volverás a repetirlos en tu día a día.


Con cariño:

                                            SUSANA



Texto, edición y fotografía: Susana Rodríguez.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.