sábado, 20 de diciembre de 2014

NEVADITOS DE NAVIDAD






 Como estamos cerca de la Navidad del 2014, me apetecía hacer unos polvorones, que creo, no he hecho nunca pero que sí hacía mi suegra y a mí me parecían una verdadera delicia. Por supuesto le pedí la receta pero nunca me dijo las medidas exactas porque los hacía a ojo y nunca tuve la oportunidad de vérselo hacer. Así que, me quede con las ganas. 


 Ahora he estado indagando y encontré esta receta de los nevaditos que siempre han sido mis preferidos entre los polvorones o pastas de las navidades. Además me ha resultado una receta fácil tanto en ingredientes como en elaboración y me puse a ello. Y aquí os dejo la receta que espero os guste porque quedan aparentes y si tenéis intención de llevarlos para obsequiar o colaborar en alguna comida o cena de estos días son muy apreciados y los podéis envolver en papel de celofán de colores y parecerán comprados. 


 Yo los he compartido con mis compañeros del ampa del instituto de mis hijas, mientras empaquetábamos (en cadena) los dulces que les regalamos a los más de 700 niños del instituto en la fiesta de navidad, dónde Papá Noel les hace entrega de ello.
 Los nevaditos nos alegró la estancia y aportó distensión entre amigos y compañeros. Un saludo a todos ellos desde aquí. 

 Por supuesto los he puesto como postre para Nochebuena y Navidad y recibieron los halagos de los comensales, es decir, familiares que nos acompañaron en nuestra casa en estas fechas entrañables.




INGREDIENTES:

  • 500grs de harina de fuerza o repostería.
  • 200grs de manteca de cerdo.
  • 100 de vino blanco (mejor que sea semi-dulce "Rioja Diamante").
  • Una pizca de sal.
  • Azúcar glas para decorar.

  • Opcional:1cucharilla de sacarina líquida y/o, 1 cucharilla de agua de azahar. (U otra esencia que le dé sabor a la masa: vainilla, anís...).
     *Se puede utilizar una amasadora para elaborarlo sin esfuerzo.

ELABORACIÓN:

  Se diluye la manteca de cerdo en el microondas durante 50sg. si necesita más tiempo ir poniendo pocos segundos más, también lo podéis diluir  en un cazo al fuego pero que no hierva.



       Se pone la harina con la sal en un bol y se le añade el vino la sacarina y el azahar. Yo he utilizado un rioja Diamante que es semi-dulce, ya que la masa original no lleva azúcar por eso yo añadí la sacarina líquida: pero podéis utilizar el que tengáis en casa. 

 
   
    Se amasa bien. Como podéis observar se queda como papelillos separados, es muy curiosa la masa en ese momento.

        
 Se añade la manteca diluida y se sigue amasando hasta conseguir una masa compacta, suave y brillante.

    
Se extiende sobre una superficie amplia y lisa y con un rodillo se estira dejando un grosor mínimo de 1 o 1'5 centímetros. Tenéis que tener en cuenta en que toda la masa tenga el mismo grosor para que cuándo se hornee no se quemen unas y otras estén crudas. Además el bocado es más sabroso cuanto más alto.





                                        













 







 Utilizar un cortador de pastas para hacer las formas, si no lo tenéis podéis hacer rectángulos cortándolo con un cuchillo o utilizar la boca de una copita o lo que se os ocurra. Yo he utilizado el corazoncito y la estrella. No pueden ser muy grandes las formas, pues, no son pastas, sino nevaditos que son más quebradizos. 






Colocarlos en la bandeja del horno sobre papel de horno o si tenéis las láminas de silicona usarlas como he hecho yo, pues no hace falta pringarlas de mantequilla, se despegan solos. 

Se mete al horno a 180ºC durante 30 o 35mts.


Para saber si están hechos sacar uno de la parte central y cortarlo por la mitad pues así se ve si está igualado o tiene el centro crudo.




Se sacan y en la misma bandeja del horno espolvorearlos con mucha azúcar glas que es lo que le va a dar sabor dulce. Es mejor echar el azúcar en un colador y dándole golpecitos espolvorearlos pues sale mucho más fino y se reparte mejor que directamente del envase.


Cuándo enfríen los podéis envolver en papel de celofán de colores para regalar o guardarlos en una lata que conservan muy bien los dulces de un día para otro. 
Pero lo mejor es ponerlos en la mesa como sobremesa con un delicioso café, infusión o licor, etc. Están de rechupete. 

Y si es navidad quedan estupendos como postre típico.

 Si lo hacéis con vuestros hijos pequeños les encantará cortar la masa con los moldes. Yo aprovecho cuándo viene alguna amiga de mis hijas para hacer este tipo de repostería pues se entretienen mucho y les sorprende hacerlo en casa de su amiga, teniendo en cuenta que muchos, no lo han hecho nunca, con lo que se van con sus pastas o nevaditos tan felices y orgullosos de llevarse su elaboración a casa. 


Espero que os haya gustado esta receta y os recomiendo que la hagáis, que es muy simple.

Me encantará que me digáis que los vais a hacer!!!!
                                                                

                                     SUSANA

2 comentarios:

  1. Comenté anteriormente que me encantaron tus angelitos pero ahora que veo ésto se me ocurre poner manos a la obra ya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. huuuuuuum, ya me dieron ganas de galletas, ¡qué ricas!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.