lunes, 16 de noviembre de 2015

BIZCOCHO CEBRA Y MAGDALENAS CEBRA, PASO A PASO.


  


Este bizcocho cebra me sorprendió mucho la primera vez que se lo vi a mi sobrina Marta a través de una foto que nos mandó y nos dijo que no era difícil pero que había que tener un poco de paciencia nada más. Así pues, te doy las gracias Marta por descubrirme esta curiosa receta que me quedó en: "repostería pendiente para experimentar". 
 Aquello se me pasó, pues no tenía la receta y por lo tanto no sabía cómo se montaba para que quedase así. 
Hace unos días lo volví a ver en las redes y busqué varias recetas y fotos, la verdad es que no hay dos iguales aunque intentes hacerlo con las mismas cantidades. Lo importante es el efecto y que sea simétrico si se tiene paciencia y eres perfeccionista saldrá bonito y sino saldrá irregular pero seguirá siendo sorprendente el efecto.

El primero que hice me salió muy bien y centradito pero... ¡ay, el segundo! que encima era para sorprender en un cumple de una amiga de mi hija.....se quedó en dos colores al abrirlo. También os digo que por mucho que pensé cual había sido el problema sólo se me ocurrió que lo hubiese dejado un rato ya montado antes de meterlo en el horno y quizás la parte del chocolate que pesa más que la blanca se fue al fondo y de ahí que se dividiera en dos, pero aún así no estoy convencida de esto, pues no recuerdo haberlo dejado en reposo mas que unos minutitos. ¡En fin, misterios que tiene la repostería! (!!Más consejos importantes al final de la entrada).
 No obstante el sabor no cambia y quedan muy dignos los dos colores, pues también es muy curioso ver dos capas unidas de distinto color y sin mezclarse, eso sí, cómo lo hice, sigue siendo un misterio!!!!!

Después se me ocurrió experimentar en forma de magdalenas y nos encantó el resultado, porque subieron mucho y quedaron perfectas y preciosísimas.  

INGREDIENTES:
  
  • 300 gr de harina de repostería.
  • 250 ml. de leche.
  • 250 ml. de aceite de girasol.
  • 270 gr. de azúcar.
  • 3 huevos normales "L".
  • 12 gr. de levadura "Royal" (impulsor en polvo).
  • 5 ml.!! de esencia de vainilla (opcional, sólo a la parte de masa blanca).
  • 2 cucharas rasas!! de cacao en polvo tipo Valor, (yo usé Royal). 
  • Horno 180ºC, 40 min.
Podemos usar una batidora, robot o una varilla manual. Yo tengo un robot o batidora automática que para la repostería, merece la pena si la usas a menudo porque es mucho más rápido y descansado pues no haces la fuerza tú y la textura es mucho más mullida.

ELABORACIÓN:  
 Batimos los huevos con el azúcar hasta que duplique su volumen y quede esponjosa y blanquecina la mezcla.

  Añadimos la leche poco a poco, ¡OJO! antes que el aceite (es una de las cosas que pensé podría haber influido en el que se me quedó a dos capas, pero no puedo asegurar que este proceso influyera).

Ahora el aceite poco a poco.
 Tamizamos la harina y la añadimos poco a poco mientras seguimos batiendo.  
 Por último añadimos la levadura, 12 gr. 
 Lo mezclamos todo bien poco tiempo pero sin que queden grumos grandes.

¡Atención! es el momento de encender el horno o calcular el tiempo que tarda en calentarse el vuestro, pues tiene que estar listo en cuanto tengamos el molde con la masa preparada. No es conveniente que la masa repose en el molde pues la parte del chocolate pesa más y se puede hundir con lo cual el efecto no sería el deseado.
 Ahora dividimos la masa que viene a salir unos 1200 gr. así que la mitad va a otro bol. En el bol de la batidora se añade el cacao también tamizado (podéis tamizarlo en un colador de cocina), se mezcla bien. 
A la parte blanca se le añade un cucharadita de esencia de vainilla y mezclamos. 
Ya tenemos las dos masas listas. Ahora necesitamos dos cazos de servir sopa o dos cucharas grandes o dos jarras. Si son cazos añadimos uno de cada color. Si son cucharas ponemos 3 de cada color y si son jarras podemos contar hasta cuatro con cada una y nos sirve de medida.
Preparamos el molde (el mío es de 24 cm.) untándolo de mantequilla o aceite y encima un poco de harina repartida para que no se pegue. Yo utilizo un molde con la anilla desmontable con lo que pongo sólo en la base papel de horno al que también engraso pero no necesita harina. 

  Empezamos con la masa de chocolate. Ponemos la medida de chocolate en el centro del molde y siempre se sigue así, desde el centro. Encima, bien centradita, ponemos la masa blanca y encima la de chocolate. Veremos como se va extendiendo por el molde y va formando como anillos a colores. Así hasta el final. 
  Una vez montado se mete en el horno que ya tenemos precalentado a 180ºC unos 40 min. en la posición 2ª de 5, empezando por abajo y sin aire. 
Lo pinchamos y si sale limpio, sin resto de masa, lo sacamos.
Lo ponemos en una rejilla o salvamantel y dejamos que enfríe unos 10 min antes de desmoldarlo pues en frío es más resistente para que no se rompa. 

Y este es el resultado maravilloso. ¡Es sorprendente, a que sí! 
¡No os saldrá dos iguales pero sí preciosos!. 
Abajo os dejo más fotos de otros que hice para que comparéis. 
   
Magdalenas:


¡Y estas son las preciosas magdalenas!
 Es el mismo proceso y receta, se rellenan las cápsulas del mismo modo que el molde grande. Las medidas son más pequeñas, yo lo hice a ojo....un poquito de una y un poquito de la otra. El tiempo en el horno es inferior, unos 20 min. 
  Son 12 und. porque es la capacidad que tiene el molde en que se meten las cápsulas de las magdalenas para que no se abran, pues si las ponéis directamente en la bandeja del horno con el peso de la masa se deforman, de ahí el meterlas en el molde
Con el resto hice un bizcochito.   
Aquí os dejo las fotos de otros que hice para que veáis como salen. 
 Es buena señal que se abran por arriba pues indica que se están cociendo por dentro y no quedan crudos. 
   Las rayas salen muy definidas
 Este es el que os comenté arriba, que no sé lo que le pasó para que se dividiera la masa en dos capas. Por encima sin embargo mantuvo la figura, es decir las circunferencias.
  Y CHOFFF, RAYAS EN CAMUFLAJE!!!!!! 
 
 Estas fotos me las mandó mi hija por whatsapp cuándo vio que no era lo que esperaba encontrar al cortarlo, jejeje, ¡... ni yo!
Y éste, con el molde del agujero que queda muy chulo y se hace echando las masas sin rodearlo, siempre se va echando en el mismo sitio, una encima de la otra y él solito se va extendiendo, hasta juntarse los dos lados por los que fluye la masa según la vamos agregando.

!! CONSEJOS IMPORTANTES PARA RESOLVER LOS MISTERIOS POR LOS CUALES CREO QUE SE ME ESCAPARON LAS RAYAS:
  • Además de lo anteriormente dicho al principio de la entrada, es muy importante no añadir más líquidos a la masa blanca como zumos o más cantidad de esencia que la indicada.
  • Podéis sustituir la esencia liquida por semillas de una vainilla en rama.
  • NO añadir MÁS CACAO en polvo que el descrito en la receta pues hace que pese más la masa de chocolate y se hunda con lo que desaparecerán las rayas, como me pasó a mí y se convierte en dos capas, eso sí diferenciadas.
  • Sí la diferencia de consistencia entre la masa blanca y la de choco es evidente, podéis añadir a la masa blanca la misma cantidad de harina que la que echasteis de cacao y así pesarán de manera similar y se mantendrá en su sitio; "o eso espero.......que síiii".
  • Si se os abre demasiado el bizcocho es por exceso de calor para una masa bastante líquida como es ésta, bajar la temperatura del horno a 170ºC y dejarlo un poco más de tiempo.

Espero que os haya gustado y os entre ganas de hacerla.

Con cariño.

                                                                                    SUSANA  
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.