domingo, 10 de enero de 2016

FILETES DE MERLUZA CONGELADA EN SALSA DE QUESO.



La receta de los filetes de merluza en salsa de queso es muy sencilla y queda espectacular y no digamos el sabor de esta receta, rico, rico, ya que la salsa de queso no puedes dejar de comerla, -te imaginas ese pan pringadito en una salsa que no puedes más que pensar en lo buenísima que está- pues ésta es esa salsa. 
Es una receta del libro de Karlos Arguiñano de las 1069 recetas, aunque yo lo he modificado a nuestro gusto. Es una de las recetas que les encanta a mis hijas pues no les gusta demasiado el pescado. 
Lo hago a menudo por ello y a veces le he añadido gambitas peladas y perejil. 
 Yo he utilizado filetes congelados porque me resulta muy cómodo echar mano del congelador en ocasiones y este producto resulta muy adecuado reservarlo para cuándo no sabes que hacer de comida o no querer salir de casa a comprar. 
Por supuesto que puedes hacerla con filetes de merluza frescos que seguro aumenta la calidad del plato.

 Espero que te sea apetecible y la pruebes pues te va a encantar.....está de chuparse los dedos.


INGREDIENTES:


  • 4 filetes de merluza descongelados o frescos.
  • 200 gr de cebolla.
  • Queso rayado. 
  • 50 gr de mantequilla.
  • 300 ml de caldo de marisco o de pescado o de agua.
  • 3 cucharitas de café (20 gr) de harina de maíz refinada (maizena).
  • Sal. 
  • Horno 200ºC, 8 minutos, posición central, calor arriba y abajo.
-Si los filetes son congelados hay varias formas para descongelarlos:
-Seguir las recomendaciones del envasado.
-Pásalos la noche anterior a la parte del frigorífico. 
-Descongélalos en el microondas en el programa de descongelar.
-O los dejas 4 horas antes a temperatura ambiente pero tapados.


ELABORACIÓN: 


  Sala los lomos y se colócalos en una fuente para horno. Ponle la mantequilla troceadita por encima bien repartida y a continuación el queso muy bien repartido y que le cubra un poco. Yo he usado el que tiene una mezcla de 4 quesos que está mucho más rico que con un solo sabor y le proporciona colores; pero puedes poner el que te guste.


Añádele la mitad del caldo por los lados de la fuente para que no se caiga la mantequilla. 
Se mete en el horno precalentado a 200ºC durante 8 minutos en la posición central, calor arriba y abajo, sin ventilador.



Mientras, pica la cebolla y fríela a fuego suave para que no queme. Escúrrela y ponla en una cazuela.


 Cuando termine el horneado, saca el caldo que resulte de su cocción y añádeselo a la cebolla. 



Añade el caldo restante, (reserva un chorrito para diluir después la harina) y un puñadito más de queso. 


Diluye la harina con un poquito de caldo frío o agua fría y remueve hasta deshacer los grumos. Lo puedes colar si no lo consigues del todo. Añádelo al caldo, remueve para ligarlo bien.


Comprueba el sabor y agrega un poco de sal. Déjalo hervir un ratito para que se cueza la harina y espese la salsa. 


Ahora pásalo por la batidora. Ponlo en una salsera.



Coloca el pescado en una fuente y ponle un poco de salsa por encima, pero no mucho por si no les gusta a los comensales y prefieren servirse ellos la cantidad a su gusto, (pero la salsa está de chuparse los dedos). Puedes espolvorear un poco de perejil picado o cebollino y le dará color.


Decóralo acompañándolo con unos hojas de lechuga picada o patatas fritas. Yo le puse un poco de pimientos asados a la lechuga.

Consejos:
  1. El caldo de marisco le proporciona un excelente sabor, dándole más categoría al plato. Yo suelo congelar el caldo de cocer langostinos o gambas o cigalas y luego lo utilizo para este plato. 
  2. También puedes cocer unas gambitas peladas y añadírselas como guarnición y así obtendrás el caldo.


Con cariño.


                                           SUSANA



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.