domingo, 28 de diciembre de 2014

ANGELITOS SOLIDARIOS NAVIDEÑOS


 
Estas navidades del 2014 quería hacer varios postres y estuve buscando un poco por la red y sin más, apareció esta idea que me encantó y que en un principio me pareció fácil y muy apropiada. La receta la vi en La Lechera España y Nestlé postres, además era para participar en una acción solidaria para donar 50 vasos de leche y 6 tabletas de chocolate a la cruz roja, por cada tres angelitos que se presentasen. Yo les agradezco la idea porque me encantaron y además he participado contenta en esta acción solidaria en la que se sortean premios entre los participantes. 
!Y os tengo que comunicar que esta receta fue una de las ganadoras del premio!¡Lo que me hizo muyyyy feliz! (Os dejo las fotos al final de la entrada)*.
La receta la he modificado porque le he añadido chocolate a la masa ya que  no veía que la original cuajara con consistencia para hacer las formas. Una vez solventado el problema fue un trabajo de manualidades divertido y muy entretenido. 

 El resultado es muy satisfactorio. Mi familia, que compartió nuestra mesa en Nochebuena y Navidad, quedaron realmente muy sorprendidos, admirados y encantados con los angelitos, que sinceramente, daba penita comérselos, pero estaban muy suaves y que acompañados de un sorbete, no se hacían empalagosos.
 Fue un postre muy fotografiado y comentado, que nos hizo felices. Ya ni os cuento las fotos que pusimos al resto de la familia por whatsapp, lo mucho que les sorprendió por lo vistosos que resultan, tanto en foto como al natural y son ¡tan bonitos!. La foto la utilicé de postal navideña para felicitar a todos.

 Además de este postre hice también los nevaditos, que por supuesto también recibieron elogios

INGREDIENTES:   


- 1 lata pequeña de leche condensada .
- 25g de mantequilla y un poco más para untar el plato.
- 1 tableta de chocolate blanco para postres (Nestlé).
- 60g de coco rallado.
- perlas de repostería para decorar.
- 15g de chocolate negro para postres intenso (Nestlé). 
- 150g de chocolate blanco normal (de bocadillo), (no sale en la foto) o de postres. 

NECESITAREMOS: 

-Palillos.
-Papel film. 
-Papel de horno y un poco de cartón para las plantillas. 
-Manga pastelera o bolsa de bocadillos.

Recomendación: La masa tiene que cuajar y necesita varias horas para espesar y enfriar. Lo mejor es preparla el día anterior o por la mañana y montarlo por la tarde. 

 ELABORACIÓN:



 Se pone en un cazo la leche condensada y la mantequilla, batirlo constantemente y esto es muy importante, hasta que se despegue del fondo del cazo, quedando más ligero al batir...¡¡¡OJO!!!....no perderlo de vista ni un segundo o se pegará. Sacarlo del fuego.


 Fundir el chocolate en el microondas o en un cazo y añadirlo. Mezclarlo bien y añadir el coco rallado, remover y taparlo con film transparente a piel de masa para evitar que se seque y forme costra.
  Se deja reposar en la nevera varias horas hasta que coja consistencia. Lo ideal es hacerlo de un día para otro para que espese. 

Empezamos el montaje:
 

 Se prepara un plato plano con el coco y otro untado de mantequilla para posar los angelitos o se quedarán pegados al plato.
 Se  hacen bolitas para la cabeza y otra, como el doble que la cabeza, para el cuerpo. La cabeza no se reboza de coco. El cuerpo se hace como una croqueta pero más ancha en un lado que en otro y los extremos planos. Se reboza con el coco mientras se le da forma al cuerpo y se le pone también coco a la base para evitar que se peguen. Se pone el cuerpo de pié y se une a la cabeza con un palillo al que le cortaremos una puntita para que no se vea y así podrás obtener una medida para el tamaño del angelito, medirá poco más que un palillo de alto.


 Una vez que tengamos montados los angelitos se hace la plantilla de las alas y aureolas cogiendo un cartón para que salgan igual midiendo el tamaño adecuado al cuerpo, sin rozar el suelo y hasta la parte alta de la cabeza. A mí me salieron unos 12 angelitos, así que hacer una más por si se rompe alguna. 
 Se pinta sobre el cartón un ala y una aureola, se recorta con esmero y luego se pone encima del papel de horno y se van pintando con un rotulador, a continuación se le da la vuelta al papel y se rellena por el lado sin pintar. 

Una vez que tengamos las plantillas hechas se prepara el chocolate.

 Se funde chocolate blanco normal (de bocadillo) en el micro 1mts., si no está del todo, ponerle de 20 en 20segundo hasta que se vea blando y se pueda disolver bien al batirlo, no ponerlo más temperatura pues tendrás que esperar para que se quede tibio que son unos 30ºC o 27ºC. para poderlo moldear y que no se escurra. 


 Se rellena una manga pastelera con el chocolate; con una boquilla o corte pequeño. Se hace primero el borde de las alas y de las aureolas.


 Rellenar con una capa gruesa el interior de las alas, ayudados de una cucharilla pequeñita para extenderlo. 
Dar un repaso de chocolate a las aureolas para hacerlas más consistentes.

 Se ponen encima de una superficie plana, como una placa de horno y se mete en la nevera. Estará listo cuándo se desprenda del papel sin romperse. 


 Una vez montados se le pinta la carita con chocolate negro intenso,que se derretirá en el microondas o cazo a poca temperatura para que no se escurra y con una manga pastelera o bolsa de bocadillos al que se le corta la puntita se pinta con una bonita sonrisa. 


 Poneros cómodos a una altura adecuada. Yo puse la rejilla del microondas en la mesa y encima una tabla forrada de papel de horno.


 Ahora se le ponen las perlitas. Para ello se añade alrededor del cuello una hilera de chocolate blanco templado y se van poniendo las perlitas de una en una.   


 Cuándo estén todos "emperladosss",  le ponemos las alas y la aureola. Para ello le ponemos a la parte frontal del ala una hilera de chocolate blanco para pegarlo a la espalda del angelito, con suma delicadeza.


Cuándo los tengas todos alados, le pones la aureola de la misma manera con un poco de chocolate para pegarla sin que desborde y se coloca un poco inclinado. 

Se dejan secar y enfriar en la nevera.


 
¡Juguetones, eh, jejeje!
Se sirven en una fuente a la que pondremos de base coco para que parezcan las nubes y además no se queden pegados. 

Se saca una hora antes de servirlos para que no estén muy duros y fríos.
 Son muy dulces pero si lo acompañas de una bebida refrescante como un sorbete o cava o incluso con café no se hacen empalagosos.

Otra opción decorativa:

 Se puede pintar las alas y aureola con purpurina plateada comestible para darle brillo.

A qué son muy bonitos, que digo, preciososssss y amorososss???!!!! 

Os aseguro que son sorprendentes!!!! ¡Os animo a hacerlos. Sólo recibiréis aplausos y admiración de quienes tengan la suerte de verlos y saborearlos! 

*Y aquí os dejo las fotos del premio recibido por esta receta que fue una de las ganadoras del concurso de La Lechera y Nestlé postres. Publicaron y editaron la foto muy bonita. El libro de Eva Arguiñano estaba dedicado y me hizo mucha ilusión.





Podéis dejar vuestros comentarios, porque digo yo, que ¿os habrán gustado, no?


Con Cariño. 


                                                               Susana
Texto y fotos: Susana Rodríguez 

Otras recetas relacionadas: TRUFAS DE CHOCOLATE Y GALLETAS





3 comentarios:

  1. Que postres tan bonitos, enhorabuena, quiero intentar hacer alguno a ver que sale jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te animes a hacerlos, seguro que te salen estupendamente. Un saludo.

      Eliminar
  2. Me encantaron esos angelitos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.