sábado, 28 de marzo de 2015

BUÑUELOS DE VIENTO DE CREMA Y NATA






 Esta receta de buñuelos es típica en distintas fechas festivas del año como en  noviembre, en Todos los Santos y en Semana Santa.
La he hecho muchas veces y  he indagado con distintas recetas pero esta me ha resultado muy perfectita y después de visitar varios blogs como webosfritos, hispacocina y gastronomía en verso, entre otros, me he quedado con esta última, pues salen muy redonditos, toman la forma cuando se van friendo. Son muy curiosos y divertidos freirlos pues además se van dando la vuelta ellos solitos en la sartén.
  Sus oquedades "de viento" en su interior les da el apellido, lo que propicia que sean perfectos para rellenar.
Espero que disfrutéis haciendo la receta, pero no os paséis que están tan ricos que es para no parar. Pero tienen grasa y no hay que abusar.



INGREDIENTES:


  1. 200 ml. de leche.
  2. 90 ml. de agua.
  3. 50 g. de mantequilla.
  4. la piel de un limón.
  5. 50 g. de azúcar.
  6. 1 cucharita de 5ml, de sal.
  7. 150 g de harina de repostería (fuerte).
  8. 4 huevos medianos.
  9. 1 cucharita de 5ml, de levadura Royal (impulsor). 
  10. Aceite de girasol para freír.

   Información: 5ml es igual a una cucharita pequeña, de las de café (1tsp). No son gramos.
   

    Rellenos:
  • Nata al 35% para montar (200 ml., con dos cucharadas grandes de azúcar.)
  • Crema pastelera, os dejo el enlace para hacerla aquí

ELABORACIÓN:



Se pone una cazuela al fuego y se le añade la leche, la mantequilla, la sal, el azúcar, la cáscara de limón y se deja que llegue a hervir. Lo dejamos un minutito para que se aromatice la leche.
 Se tamiza la harina y se añade de golpe a la leche que tiene que seguir al fuego medio.
 

 Removemos constantemente hasta que se despegue de las paredes formando una bola. Se deja templar la masa. para que al echar los huevos no se cuajen con el calor.
 

Se añade un huevo entero  y se mezcla bien hasta que quede una masa lisita, sin grumos. Se incorpora el siguiente huevo y se remueve. Así hasta el último huevo.


 Una vez ligados los huevos en la masa ponemos la levadura y removemos bien para integrarla en toda la masa.
La masa tiene que quedar con esta textura, un poco líquida pero con consistencia. Al dejarla caer con el batidor o espátula, tiene que caer en forma de lazo, en pliegues. Si vuestra masa está más espesa tenéis que añadirle otro huevo pero probar primero con la mitad y para ello se bate muy poco el huevo y se añade la mitad; si necesita más añadir el resto del huevo. Mezclarlo bien y que no queden grumos pero si os quedan podéis pasarla por la batidora.


Se prepara una  sartén alta o cazo con abundante aceite de girasol. Se calienta al nivel 5 o 6 en una vitro de (1-9), temperatura media. No tiene que estar templado porque se engrasarían mucho ni muy caliente pues se quemarían por fuera y por dentro se quedarían crudos.
 Con una cucharita se pone un poco de masa y con otra se empuja (si tenéis una cuchara de helado es muy fácil pues ya se empuja sola y no deja tanta rebaba o picos). Tener en cuenta que crecen, el tamaño tiene que ser de una albóndiga.

 
Aquí observamos cómo se van formando bolitas pues la masa crece. No añadir demasiadas, necesitan espacio y flotar.
Este es el color que tienen que ir cogiendo. En este punto si la temperatura es la adecuada se darán la vuelta ellos solos. Si no lo hacen ayudarles con la espátula para que no se quemen sólo por un lado.

Se van colocando en una fuente con papel absorbente. Os muestro cómo quedan esponjositos por dentro a la vez que tienen huecos de "viento", de ahí el nombre y por ello son ideales para rellenar.
Mientras están calientes se prepara un plato con azúcar y se rebozan en ella para que se les quede pegada. En frio no lo cogen bien.
 

Se les hace un corte con una tijeras y se rellenan.



Se prepara la nata montada y la crema pastelera (pinchar el enlace para ir a la receta paso a paso de la crema), y con la ayuda de una manga pastelera o con una cucharita, se rellenan.
Son unos pastelillos muy jugosos y frescos con estos rellenos.
Se pueden rellenar de otras cremas como chocolate, queso cremoso azucarado, etc.

Están buenísimossss.....probarlos os chuparéis los dedos......y es que se comen directamente con la mano!!!!
                                                                                      

 Consejos:

 Si la masa queda espesa se añade otro huevo, como he explicado en el paso a paso. No añadir harina pues tiene que estar previamente cocida para que el gluten se caliente pues es el que le proporciona la elasticidad final a la masa.

 El aceite para freír puede ser de oliva pero les daría  un sabor picante.

 En vez de azúcar se pueden espolvorear con azúcar glas, pero entonces hay que esperar a que enfríen para que no se disuelva y pierda el blanco ópticamente.
Si al sacarlos se desinflan es normal, pero mejor sería que se quedaran con forma redondita.
                                                                                       
                       Con Cariño.   
 
                                                                                                         SUSANA

2 comentarios:

  1. Susana,genial!!👏👏, me encantan tus recetas, claras y concisas,y unas fotos estupendas,te felicito!,desde ahora me declaro fan incondicional😄😄😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhh, qué linda, gracias Montse, me alegro mucho que te guste. Hago lo que puedo poquito a poco y con mucho esfuerzo, pero también con mucha satisfación y alegría. Un besote.

      Eliminar

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.