sábado, 7 de febrero de 2015

Filloas de leche gallegas


ESTA RECETA DE LAS FILLOAS DE LECHE, SIRVE PARA RELLENOS TANTO DULCES COMO SALADOS, PUES LA MASA NO LLEVA AZÚCAR.

Las filloas..... yo creo que fue el primer plato que hice en mi casa siendo pequeña, con unos 11 años, pues se lo veía hacer a Ramón, el padre de mis amigas Montse y Fany. Recuerdo que se ponía en medio de su cocina con un hornillo y la sartén, sentado en un pequeño taburete. Fue tal la admiración que me causó que deseaba aprender, y que me dejara hacer alguna. Era tan divertido que me encantaba estar allí viéndole cómo las hacía y comiéndolas.
Así que me iba siempre con la idea de hacerlas en mi casa y lo intenté con éxito. Mi madre siempre me decía que las hacía muy bien y desde entonces todos los años por carnavales me ponía manos a la obra, pues en casa nos apetecían a todos. Nunca faltan por carnaval, pero tampoco el resto del año.
Siempre me acordaré de Ramón, que era encantador, haciéndolas en su cocina.

INGREDIENTES: 
  • 4 huevos enteros.
  • 200 gr. de harina repostería.
  • 500 ml. de leche.
  • un poco de sal, (yo añado 5 gr. para dar sabor, pero no tienen que estar saladas).
  • Tocino Ibérico para untar en la sartén.
Salen unas 22/25 unidades en sartén de 22 cm. 

Se pueden rellenar simplemente de azúcar o crema pastelera, crema de mascarpone, mermeladas, frutas, miel, chocolate, nata, etc.
 
ELABORACIÓN: 

Os dejo un vídeo demostrativo de como se hacen en la sartén.
























 Se ponen los huevos batidos con la harina tamizada, se mezcla bien.  
 Esta es la textura sólo con la harina. Sin grumos.
Se va añadiendo la leche poco a poco con la varilla manual para que no salga demasiada espuma.
 Una vez incorporada toda la leche añadimos un poco de sal y probamos que no esté sosa la masa pero tampoco salada.
Si tiene espuma no echarla a la sartén, separarla de la mezcla al ir echando la mezcla. Se utiliza sin necesidad de reposar.
Tocino ibérico en salazón. Cortar uno o dos trozos y limpiarlos quitándoles la corteza y los restos de sal.
Se prepara la sartén,(en este caso es una filloeira, se diferencia por que tiene el borde muy bajito) y en un platito ponemos trocitos de tocino que se puedan pinchar en un tenedor de madera para no arañar la sartén.
Se pone al fuego la sartén y se pringa con el tocino. 
Cuándo esté caliente se echa muy poco a poco la masa con ayuda de un cazo.
Con la sartén (filloeira) en la mano y en el aire.
Se hacen movimientos giratorios para extender la masa.
 Y se rellena la sartén con la masa, pero ha de quedar muy fina y para ello según la echamos se va moviendo la sartén en el aire, para cubrir el fondo por todas partes, sin dejar huecos y dejando un poco de masa en los bordes de la sartén. 
Se posa sobre el fuego y en cuánto estén los bordes secos se levanta con una espátula de madera. 

 Y con las dos manos cogemos el extremo de la filloa, comprobamos que la filloa tiene color ligero por debajo y le damos la vuelta.

Unos segundos más y otra vez con los dedos se coge y se van poniendo en un plato que tendremos cerquita de la sartén.  
Esta está lista. Se van colocando unas encima de otras.  
Tienen que quedar así de finas, si observáis la foto, se transparenta el plato. Colocarlas por la parte más bonita.
 Se pueden poner varias sartenes a la vez, pero eso si se tiene ayuda, pues lo más seguro es que sin ayuda se te quemen. Yo las hago en una sola sartén, pues, además saldrían de distinto tamaño y queda feo. 
Se sirven juntas en una fuente y cada comensal se las va sirviendo. 
Se  ponen los rellenos que se prefieran o el que más guste. 
Se doblan o en triángulo o enroscadas sobre sí mismas.
 
¡Están deliciosas, incluso sin ningún relleno o sólo con azúcar!
A los niños les encanta, antes de añadirles nada, hacerles unos agujeros mordiéndolas para los ojos y boca y hacen una careta.

CONSEJOS:
-Es una receta muy fácil, pero no os salgáis de las medidas que son muy importantes para que la masa no se pegue a la sartén y sea todo un desastre. 

-Se le puede añadir canela a la masa, pero luego se ven las motitas en la filloa y quedan más feuchas.
-Se pueden rellenar o comerlas así con un poco de azúcar por encima que es lo tradicional.
-También se pueden rellenar de frutas y nata o mermeladas, miel, queso y membrillo, etc.
-Y por supuesto que también rellenos salados en los que se convierten en cenas o primeros platos, pues rellenas de ensaladas, cóctel de gambas, etc. con salsas, están deliciosas.
A nosotros las que más nos gustan y que hago cuándo vienen invitados son las dulces, con crema de mascarpone.
En los restaurantes las sirven con crema pastelera, las doblan y las pasan por la satén con un poco de miel por encima y las tuestan así.

OS ANIMO A TODOS A HACERLAS, MERECEN LA PENA!!!!! 

                          Con Cariño

                                                                                                           Susana
Fotografía, edición y texto: Susana Rodríguez
Cámara: Inés Romero





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.