domingo, 15 de febrero de 2015

FLORES DE CARNAVAL



 Esta receta es típica en muchos pueblos de España. En Galicia lo es en Carnaval, pero está un poco olvidada y supongo que es por la necesidad de utilizar el molde que no es fácil encontrar aunque en cualquier ferretería la tienen o quizás la podáis encargar, también lo he visto en las tiendas de repostería.

Es una masa ligera que se fríe y queda crujiente, al igual que las orejas y que luego se endulza con azúcar por encima.

Quiero así rescatarla del olvido al menos por estos lares y porque así, quiero hacer un homenaje a mi suegra Mary (su cocina era de 10; innovadora a la vez que tradicional; una gran cocinera), pues la primera vez que las descubrí, fue en su casa.

 Las primeras que hice no fueron tan sencillas, pues se me quemaban y no se despegaban del molde y era porque no lo metía en el aceite antes de impregnarlo de masa.

Aquí os dejo el paso a paso, para que las podáis elaborar. Son muy bonitas, muy ricas y decoran la mesa.
 Así que, si quieres impresionar a tus invitados, ésta es la receta adecuada.


INGREDIENTES:
  • 150 gr de harina.
  • 250 ml de leche.
  • 1 huevo grande L.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • una pizca de sal.
  • 1 limón para zumo y ralladura o sustituirlo por anís.
  • Aceite de girasol para freir.
Utensilios: se necesita el moldeador con forma de flor y mango.

ELABORACIÓN:



Se bate el huevo con el azúcar.
Se añade la harina y un poco de leche templada, se bate hasta formar una pasta sin grumos.
 

Se va incorporando el resto de la leche a temperatura ambiente (si está fría de la nevera, la podéis poner a calentar 30 seg. en el microondas). Puedes usar la batidora eléctrica.

Se le añade el zumo del limón y la rayadura o el anís. Y la pizca de sal.


Se bate bien, tiene que quedar una masa densa. 


Se pone una sartén alta o cazuela con bastante aceite. Tienen que flotar. Se mete el molde dentro de la sartén, pues es imprescindible que el metal se caliente y se empape de aceite para que la masa se desprenda dentro del aceite.


Sacamos el molde del aceite y lo escurrimos para meterlo  en la masa con cuidado de que no se cubra del todo, pues la masa no se desprendería sino del molde. Dejamos al menos medio centímetro en la parte superior.


Lo sacamos y lo escurrimos para que no gotee y se mete en el aceite caliente sin que toque el fondo. 
Como podéis ver en la foto, el molde está metido en un recipiente plano y pequeño para aprovechar la masa al máximo cuándo se está terminando. Es una masa que no se llega a aprovechar toda, puesto que el molde no la recoge ya cuando queda poco.
 

 Esperamos a que se desprenda sólo o lo ayudamos empujándolo con una cuchara de madera o cuchillo.


 Damos la vuelta lo dejamos un poquito que se dore clarito y se saca. 


 Importante: se deja el molde dentro de la sartén para calentarlo y volvemos a empezar los pasos, y así con las siguientes.
 

 Se deja escurrir en papel de cocina (absorbente).
Cuándo estén templadas se espolvorean de azúcar. 


Espero que os guste y que las hagáis que están de vicio!!!



                                                                                        Un abrazo. 
                                                                                                

 
                                                                                           SUSANA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar en mi blog. Vuelve pronto a visitarme. Con cariño. Susana.